Español - Kikotem

Descripción del viaje del Coro Kikotem a Alemania del 9 al 23 de septiembre 2006
Reseña de un proyecto intercultural musical de encuentro escrito por Gretel Lossau

El aprendizaje intercultural musical podría catalogarse como una forma de realizar puentes de unión que abran la tolerancia y solidaridad entre las diferentes culturas, costumbres, idiomas y filosofías. El Coro Kikotem de Guatemala fue creado con el fin de realizar un proyecto de "Entendimiento y Encuentro de Pueblos". El impulso principal radicó en el deseo auténtico de querer conocer un nuevo mundo, con la convicción de que un enlace de esta índole representaría un enriquecimiento y la apertura hacia nuevos horizontes.

El proyecto Kikotem centra por lo tanto en esta oportunidad su objetivo en fomentar el encuentro entre niños y jóvenes de Guatemala y Alemania. Los Directores del Coro que se entusiasmaron y dieron forma al proyecto con sus conocimientos profesionales en el campo de la música son el Sr. Julio Edgar Julián y Fernando Archila. Un equipo muy unido encabezó el desarrollo del proyecto, tanto en Alemania con Rolf Zuckowski, quien nos remitió el contacto con el Coro de los Alsterfroesche y su Directora Sigi Hennig, como con el Erich-Kaestner-Kinderdorf con Gunda Fleischauer, la coordinación de Heidi Lindner, así como en Guatemala el equipo del Coro Kikotem bajo la dirección del proyecto de Gretel Lossau, gracias a lo cual se logró el objetivo de realizar un enlace entre niños y jóvenes de 7-14 años procedentes de Guatemala y Alemania, partiendo de un denominador común de los niños participantes: la alegría de cantar. Así surgió también el nombre "Kikotem" - que significa "alegría" en cakchiquel y que caracteriza al coro en su expresión dinámica, llena de vida y energía. Los niños del coro Kikotem, son niños que gozan cantando y por lo tanto, cantan gozando.

El 9 de septiembre del 2006 llegó el día esperado después de un año arduo de trabajo para emprender la gran aventura hacia un destino que nadie de los niños conocía - ALEMANIA. El contacto anfitrión que Rolf Zuckowski ofreció en Hamburgo fue el Coro Alsterfrösche (las ranitas del Alster) con su Directora Sigrid Hennig. Tras una bienvenida que sobrepasó parámetros inimaginables, los niños y padres alemanes tendieron una alfombra roja de 100 metros, la llenaron de pétalos de rosas haciendo una valla con banderines negro-rojo-amarillos y azul-blancos y entre vitoreos de emoción dieron la bienvenida a 31 niños del coro Kikotem y 22 adultos acompañantes del grupo. La expectativa de conocerse era igualmente grande por parte de los guatemaltecos, pues desde hacía un año los niños habían entablado contacto a través de cartas, mails y telefonemas. Faltaba sólo conocerse personalmente y darse el abrazo caluroso y fraternal. Que las emociones iban a sucumbir en lágrimas de alegría no lo imaginaron ni los alemanes ni los chapines.

Rolf Zuckowski invitó en Hamburgo a tres conciertos bajo el lema "MEINE WELT - DEINE WELT" - "MI MUNDO - TU MUNDO". El repertorio se transformó en una fusión armoniosa de textos originales de Rolf Zuckowski en alemán y español cuando ambos grupos de coros, Alsterfrösche y Kikotem entonaban "Du gehörst zu uns" - "Somos un gran grupo de amistad". Como dedicatoria especial Kikotem cantó y bailó la obra musical en español "Rolf’s Vogelhochzeit" - "El casamiento de los pajaritos" para el famoso cantautor. El repertorio alemán de los Alsterfrösche y el repertorio chapín de Kikotem se lucieron de igual manera. Los conciertos que abarcaron un público de aprox. 3.000 personas, alcanzaron un alto grado de aceptación y crítica positiva en los medios locales. El Excelentísimo Embajador de Guatemala, Sr. Erich Richter, viajó desde Berlín hacia Hamburgo para estar presente en este momento histórico inolvidable. En ningún momento quedó en segundo plano la interacción de amistad entre los niños, el deseo constante de conocerse más a fondo. El marco ideal se creó a través de excursiones de los Alsterfroesche y Kikotem entorno a un enriquecedor programa turístico por los alrededores de Hamburgo. Se realizó este programa en un crucero sobre el Alster desde el Jungfernstieg a la estación Stadthallenbrücke cerca del Planetario para ver la obra musical de Rolf Zuckowski "Der kleine Tag" - "El pequeño Día" - culminando en el transcurso de los días el tour turístico en un "Doppeldecker", un bus de doble piso por la ciudad de Hamburgo y un paseo en barcasa por el río Elba, donde en teoría hubiéramos estado en curso para dirigirnos en barco directamente a Guatemala.

¿Pero quién hubiera querido despertar de tan bello sueño? Nos esperaba otro high-light especial durante la presentación del tercer concierto en el parque "Wallanlagen", donde se celebró el 20 aniversario del festival internacional de música y teatro a favor del "Weltkindertag" - "Día mundial del niño", organizado por el famoso organizador de eventos infantiles alemán Stefan von Lewis, a quien Rolf Zuckowski prometió una sorpresa especial augurando el repertorio del Coro Kikotem. El aplauso interminable y los rostros sonrientes de asombro de 1.500 personas que nos escucharon fue una muestra de la magia con que nuestros niños chapines conquistaron los corazones del público. "Zugabe, Zugabe!" - "¡Otra, otra!" - fue la frase que resonó constantemente en nuestros oídos durante la estancia en Alemania. El vasto repertorio que llevábamos resultó siendo muy versátil para agradecer tanto reconocimiento por parte de nuestro público alemán.

Los niños chapines conocieron también los diferentes colegios de sus amigos anfitriones, trasnocharon en sus familias y estrecharon a profundidad los vínculos de amistad con sus amigos y amigas nuevos. "Embajadores Juveniles". Ése fue el nombramiento oficial que recibieron los niños antes de la partida de su país natal.

Si la amistad es un don que enriquece y que une, ¿no será este proyecto un ejemplo palpable de cómo fomentar la paz entre los pueblos y facilitar el entendimiento entre culturas diferentes?

El Senado y el Parlamento representado por el alto funcionario del Ayuntamiento en Hamburgo, el representante del Alcalde, quiso reconocer el proyecto a nivel oficial y recibió a la comitiva del coro Kikotem en el Rathaus, en donde fuimos agasajados con un acto conmemorativo de gran significado. Realmente los niños se sintieron orgullosos representantes de su país y agradecieron el gesto diplomático cantando, por supuesto!

El Norte de Alemania parecía insuperable en su calidad de recibimiento y nuestro siguiente destino, Oberschwarzach en Baviera, parecía lejano ante nuestros ojos. Se habían dejado en Hamburgo tantas energías, tanto amor, tantos corazones sinceros y destrozados por la partida, que no concebíamos un escalamiento. Nos favoreció el largo viaje en pullman de 9 horas para realizar que en ése momento nos encontrábamos exactamente a la mitad de un sueño increíble.

Cuando al arribo nos esperaban decenas y decenas de nuevos brazos que nos estrechaban calurosamente, nuestros corazones claudicaron y se ensancharon una vez más para dar espacio a un nuevo encuentro, para dejar entrar en nuestros corazones a nuevos amigos que nos brindaron su amistad y su hospitalidad incondicional en extremo generosa. ¿Quién podría olvidar a los amigos de Hamburgo? ¿Pero quién podía resistirse a recibir con el mismo agradecimiento y amor a los amigos bavieros? No se encontró a nadie. Con el mismo afecto y la misma confianza y apertura se realizó el encuentro, se entablaron las amistades entre señas y risas y… naturalmente entre cantos. "Wir sind Kinder, der Stoff aus dem die Zukunft ist" - "Somos niños, la esperanza del futuro" - "Lieder, die wie Bruecken sind" - "La música un puente es" . Estas canciones de Rolf Zuckowski tan renombradas en dos décadas han experimentado un nuevo nacimiento al ser vividas dentro de un contexto de vivencia real.

Steinmühle, Seesteig, Markt Einersheim, Buchenweg, Kästner Hof, Düttingsfeld, Schulchen - éstos son los nombres de las casas, de los hogares que nos acogieron. Hogares de carácter terapéutico - „Heilpaedagogisches Heim" - bajo el concepto de „Heim kommt von Heimat" - Hogar nace de la certeza de saber que se tiene una patria. Niños que sufrieron descontroles emocionales en sus familias disfuncionales y que por dichas circunstancias necesitan de un hogar que les permita un desarrollo normal, encuentran su hogar en estas casas del Erich-Kaestner-Kinderdorf con Gunda Fleischauer, Andrea y Daniela, en medio del campo rodeado de montañas con viñedos, sumergido en bosques y un entorno natural que cautiva los sentidos. En este lugar fuimos acogidos por nuestros amigos y por niños encantadores, que si algo saben dar, es aquel amor que en un momento la vida les negó y que aquí aprendieron a recibir y dar en abundancia. Las delicias culinarias hechas en casa enmarcaron de manera especial la inolvidable experiencia en Oberschwarzach.

También aquí fuimos recibidos en un acto oficial por el Alcalde Regional, momento en el que el jefe edilicio, el Sr. Radler resaltó el proyecto Kikotem como un ejemplo que merece ser elogiado por su trascendencia y valor al unir a dos culturas a través de la amistad y el canto, haciendo énfasis en que los niños indudablemente son la esperanza del futuro, un futuro que sólo será de progreso y bienestar, si la humanidad logra una convivencia pacífica y logra rescatar el tesoro de valores que a nivel mundial se están perdiendo. Comentó que este proyecto engendra una semilla de paz a largo plazo, sembrando hoy la amistad entre los niños para un entendimiento más comprensivo que promete cosechar los frutos cuando estos niños sean adultos. El Sr. Alcalde resaltó que retrasó su "Urlaub" - sus vacaciones, para poder recibir personalmente a la delegación de los Embajadores Juveniles que venían de Guatemala con el Coro Kikotem. Este gesto suscitó nuestros respetos por nuestro anfitrión.

El Concierto número cuatro anunciado bajo el mismo lema por Rolf Zuckowski "MEINE WELT - DEINE WELT", fue la culminación final de este increíble encuentro, en donde las emociones no se concentraron únicamente en el escenario, sino contagió a un público de más de 1000 personas que se solidarizó con nuestros sentimientos, que a estas alturas, ya eran de tristeza porque el count-down de la partida había comenzado a correr. Después del concierto celebramos una gran fiesta con metros y metros de pizza, que de alguna forma representaban el camino que habíamos recorrido durante dos semanas. A las 2:30 a.m. de la mañana, después de una interminable noche de fiesta, el bus acompañó a los 53 integrantes Kikotem a Frankfurt al Aeropuerto para despedirlos con detalles de cariño hasta el último momento.

Rolf Zuckowski convivió con el grupo en todo momento durante las dos semanas. La convivencia estrecha hizo brotar en los corazones de los guatemaltecos un cariño especial por este famoso artista alemán, que en el año 2003 visitó a Guatemala y que por los vínculos de amistad y cariño que surgieron en esa oportunidad, lleva a Guatemala en un lugar muy especial de su corazón.

¡Guatemala está presente en muchos corazones en Alemania,
y Alemania está presente en muchos corazones en Guatemala!

www.dsguatemala.edu.gt/es_departamentos.php
www.alsterfroesche.de
www.erich-kaestner-kinderdorf.de/guatemala.htm