Español - Guatemala

¡Adiós Guatemala! Visita en la escuela estatal Froebel
Queridos amigos de MUSIK-4-YOU
En su vuelo de regreso de Guatemala a Paris, Rolf Zuckowski escribió el siguiente reporte, en el cual cuenta sus experiencias e impresiones

¡Adiós Guatemala!
Después de diez días de estancia en Guatemala, me encuentro volando rumbo Europa en Aero México y en mi cabeza reviven una infinidad de imágenes que no olvidaré por mucho tiempo. Impresiones de niños expresándome su cariño y su agradecimiento, padres de familia asombrados de las habilidades artítiscas de sus hijos en el escenario, profesores y maestras del Colegio Alemán y del Kindergarten, que me abrieron sus corazones, ofreciéndome una bienvenida llena de calor y de amistad. Inolvidable el momento en el cual mi familia y yo fuimos recibidos del alumnado que ansiosamente nos esperaba. Este colegio es una isla de encuentro cultural y de amistad fraternal. Los alumnos, no importando que edad, se identifican con su colegio de una forma poco común, que no existe en Alemania.

Ante mis ojos veo islas que florecen en medio de un país lleno de controversias. Imágenes de gente que le falta lo mínimo para vivir y personas que se viven detrás de muros altos en zonas privilegiadas. Guardias por doquier, frente a puertas de fábricas y de parqueos. Aún el camión de Pepsi Cola es custodiado por un policía armado. Veo niños, que en cada esquina, al tornarse de rojo el semáforo, aprovechan el minuto para demostrar sus destrezas artísticas de malabarismo, otros vendiendo nueces, bananos, chupetes o juguetes a cambio de unos centavos. Aquel señor que se para de cabeza en plena calle frente a los carros que esperan la luz verde. En este país muchas cosas parecen estar de cabeza desde nuestra visión europea.

Pero mis parámetros empiezan a perder su fundamento. ¿Debería de sentir lástima por los niños que boca abajo comparten un colchón con ocho pequeños guardando sus manitas en sus espaldas mientras hacen su siesta? Su destino sería el de otros muchos niños que se pasan trabajando con sus papás a solo 100 metros de este recinto en el relleno sanitario del basurero municipal recogiendo basura de reciclaje para sobrevivir otro día más Los conciertos que presentamos son en beneficio de este esfuerzo que las guarderías hacen para ofrecer una mejor opción a estos niños. En este lugar ninguno de los 250 niños llega a tener la sensación de ser demasiado importante, sin embargo, recibe el amor y el calor que le brindan personas en este lugar, una alimentación adecuada y la comprensión que cada uno necesita. Estos peqeños reciben un aire de lo que significa tener acceso al inicio de una educación. Esto equivale a un tesoro considerando que la otra opción sería el basurero, del cual cientos de familias sacan el sustento diario para sobrevivir. Estas personas viven al margen de una sociedad que no ha encontrado la forma de integrarlos y darles acceso a un nivel de vida aceptable.